Tratamientos

En el Centro de fisioterapia Réactivité ofrecemos experiencia y formación continuada en el campo de la fisioterapia moderna.

Tenemos como objetivo final el bienestar del paciente mejorando su salud con técnicas exclusivamente manuales. Ofrecemos los siguientes servicios:

Cadenas musculares y articulares, según el Método G.D.S

Réactivité - GDS

Godelieve Denys-Struyf, creadora del Metodo G.D.S, descubrió que existen 6 familias de musculos que actúan sincronizadamete formando cadenas musculares según su ubicación en el cuerpo.

Estas cadenas permiten que el cuerpo se exprese: la postura es la consecuencia de nuestra personalidad y nuestra relación con el medio.

En la práctica, vamos a encontrar muchas combinaciones de estas 6 alternativas posturales, pero cada persona estará representada por alguno de estos 6 grupos.

Por eso decimos que no existe la postura ideal: el cuerpo funciona bien cuando, dentro de cada tipología, las cadenas musculares están en equilibrio, permitiéndole adaptarse a las demandas del medio.

Cuando se convierte en cadenas de tensión, aparecen los dolores y otros síntomas.

En Réactivité, haremos un estudio de la tipología corporal de cada paciente, para ver así sus desequilibrios musculares y poder hacer un tratamiento a medida de su persona.

Dolor miofascial y Puntos Gatillo (Punción Seca)

En el Síndrome de dolor miofascial es el Punto Gatillo Miofascial (PGM) el principal responsable y protagonista de estas dolencias. Un PGM es un nódulo hiperirritable de dolor focal a la presión, que se aprecia en una banda tensa palpable de un músculo esquelético. En caso de mayor sensibilidad o irritabilidad, puede referirse a distancia y sentirse en otras partes del cuerpo.

Existen varios terapias para el tratamiento de los PGM, siendo una de las más efectivas la Punción Seca (Dry Needling). Es una técnica semi-invasiva que se utiliza para el tratamiento de los puntos gatillo y el dolor miofascial, que consiste en una punción directa del PGM, mediante finas agujas de acupuntura.

La aguja se introduce en el PGM, con entrada y salida de esta misma, provocando una respuesta de espasmo local y una reproducción de los síntomas de la persona. Esta inflamación que provocamos con la punción facilita que los factores de regeneración acudan al punto de lesión produciendo un proceso de auto curación.

El dolor pos punción puede durar un máximo de 48 horas, siendo los efectos inmediatos en organismo. Dependiendo de la lesión y del tiempo que haya perdurado, se necesitaran más o menos sesiones de punción. Son pocas las contra indicaciones que tiene esta técnica, siendo una de ellas el miedo a la técnica.

Tecnicas Miofascial

Con el término de Terapia Miofascial nos referimos a todas aquellas técnicas fisioterápicas destinadas al tratamiento del dolor de origen miofascial. El dolor de origen miofascial es un término abstracto y confuso, que engloba todos aquellos procesos que impiden la relajación muscular. Estos procesos causan dolor y generan una situación de disfunción a nivel muscular que es conveniente tratar en vistas a evitar su cronificación.

Así pues, conocemos como Síndrome de Dolor Miofascial (SDM) a aquellos síntomas y signos producidos por la presencia de los llamados puntos gatillo miofasciales en los músculos. Su tratamiento adecuado puede servir para normalizar la longitud del músculo, relajar su nivel de tensión, y en consecuencia, disminuir el dolor.

A traves, de varias terapias manuales con fricciones, presiones y estiramientos haremos el tratamiento de dichos puntos.

kinesiotaping

En la técnica de kinesiotaping o vendaje neuromuscular se utilizan vendas elásticas adhesivas especiales, que se colocan sobre el paciente en la posición adecuada, respetando las tensiones fisiológicas. Son capaces de tratar y prevenir lesiones musculares, articulares, neurológicas y ligamentosas, reduciendo la inflamación y el edema.

Se aplica sobre estructuras relacionadas con la lesión que se pretende tratar, estabilizando y disminuyendo tensiones. Este vendaje permite una movilidad completa descargando la estructura lesionada. Esto permite continuar la rehabilitación activa de una forma más confortable y segura.

Al vendaje neuromuscular se le atribuyen infinidad de funciones, entre ellas destacan, el aumento del rango de movimiento, alivio de dolor, mejora la circulación sanguínea y linfática, activa sistemas analgésicos tanto centrales como periféricos y aumenta la estabilidad en la postura, mejorando la biomecánica articular.

Masaje deportivo y terapeútico

El masaje deportivo consiste en una serie de maniobras que llevan a cabo como método de preparación para los tejidos, como para el tratamiento pre y post competición, y  para el control de los tejidos entre cada actividad deportiva.

El masaje deportivo es un medio físico manual para mejorar el rendimiento y cuidado del deportista. Se aplica con la finalidad de que: alcance una puesta en forma óptima, prevenir y evitar lesiones así como acelerar la rehabilitación de las mismas.

Este tipo especifico de masaje trabaja activando la circulación de los fluidos, acelerando la eliminación de residuos, toxinas y otros materiales de desecho, así como aumentando la oxigenación del músculo. Se utiliza para recuperar la movilidad restringida, aliviar o reducir el dolor, disminuir contracturas musculares, estimular la vascularización de los tejidos…en definitiva, para tratar un amplio grupo de patologías  (cervicalgias, lumbalgias, distensiones, etc).

Drenaje Linfático Manual

El drenaje linfático manual es una técnica que se realiza con las manos a través de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación de la linfa, mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.  El sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, por lo que mejora de manera general el estado de salud y ejerce un papel muy beneficioso en el sistema nervioso, además de tratar específicamente distintas afecciones.

El papel de la linfa es transportar el líquido sobrante, que contiene sustancias de deshecho, hasta el sistema circulatorio, hasta la sangre, para que el organismo pueda desprenderse de esos deshechos. Los edemas o retenciones se producen cuando el sistema linfático no es capaz de depurar esas zonas, es decir, cuando los líquidos y sustancias se estancan. Con el drenaje linfático activamos este mecanismo para depurar estos líquidos estancados.

 Articulación temporo-mandibular (ATM)

Los trastornos de los músculos y la articulación temporomandibular (trastornos de la ATM) son problemas que afectan las articulaciones y músculos de la masticación que conectan la mandíbula inferior al cráneo.

Los problemas de mandíbula afectan la capacidad de una persona para hablar, comer, masticar, tragar, hacer expresiones faciales y hasta respirar.

El dolor es el síntoma más común de los trastornos de la ATM. El dolor de la ATM con frecuencia se describe como un dolor monótono en la articulación de la mandíbula y las áreas circundantes, incluido el oído. Algunas personas no sienten dolor pero tienen disfunción de la mandíbula. Otros síntomas pueden ser: dolor de cuello y hombros; migraña y dolor de cabeza crónico; movimiento limitado o bloqueo de la mandíbula¨; chasquido, estallido o raspado doloroso en la articulación de la mandíbula al abrir o cerrar la boca; una mordida que parece “desencajada”; dolor de oído, presión o zumbido en los oídos; disminución de la audición; mareos y problemas de visión.

Nuestro tratamiento de fisioterapia le ayudará a restaurar el movimiento natural de la mandíbula y a reducir el dolor, así como, la sintomatología asociada a dicha patología.

Neurodinámica clínica

La neurodinámica clínica es la aplicación clínica de la mecánica y fisiología del sistema nervioso, ya que están relacionadas entre sí y se integran con la función músculo-esquelética, mediante la aplicación de estímulos de deslizamiento y movilización neural.

De esta manera colocamos en una posición de tensión previa el nervio que se va a movilizar, y a partir de ahí, lo deslizamos según los efectos que se quieran abordar. También podemos realizar maniobras de puestas en tensión y técnicas de apertura y cierre de los “túneles” anatómicos de paso nervioso, tratando de restituir dentro del tejido neural la normalidad tanto química como mecánica para solventar los problemas que generan dolor, parestesias e incluso incapacidad funcional.

Gracias a está técnica conseguimos una mejora del movimiento y del trofismo, así como de la disminución de los síntomas.

Entre sus indicaciones destacamos, trastornos y atrapamientos neurales (síndrome del túnel carpiano, ciatalgia), radiculopatías, adherencias, cicatrices y postesguinces.

Osteopatía

La osteopatía es una disciplina terapéutica y un conjunto de conocimientos específicos basados en:

  • La anatomía y fisiología del cuerpo humano,
  • El conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad,
  • La aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas, técnicas que la Osteopatía ha desarrollado durante más de un siglo de evolución de la disciplina (la primera escuela de Osteopatía data del año de 1892 en Estados Unidos) a través de las Escuelas de Osteopatía o Facultades de Medicina Osteopática, dependiendo del desarrollo de la disciplina en cada país.

Los mecanismos de autorregulación en el organismo están asegurados por el sistema nervioso, circulatorio y linfático. La pérdida o reducción de estos mecanismos intrínsecos, puede llevar a estados patológicos. La intervención osteopática podría incidir sobretodo en estados pre-patológicos, es decir, en fases de desarreglo funcional, de manifestaciones sintomáticas iniciales, pero por falta de información o de cultura sanitaria, la mayoría de las veces se acude a tratamiento osteopático en fases ya avanzadas de la alteración de salud. En estos casos, la Osteopatía también facilita los mecanismos inherentes de autorregulación, permitiendo que el cuerpo se recupere y consiga la normalización de las funciones alteradas, lo que se traduce en disminución de los síntomas y reencuentro con el estado de salud.

La Osteopatía funciona, por tanto, respetando y facilitando la autorregulación del organismo en cualquier patología y no tanto en hacerlo dependiente de soluciones puramente externa o pasivas, como es la utilización, a veces excesiva, de medicamentos.

La Osteopatía, en un contexto de abordaje holístico, a través de modelos globales bio-médico-psico-sociales, promueve o recupera la homeostasia o equilibrio mecánico del conjunto de los tejidos corporales musculoesqueléticos, nerviosos, viscerales, circulatorios etc., y lo hace con la aplicación de técnicas manuales dirigidas a los tejidos identificados como patológicos en el diagnóstico funcional osteopático.

Fibrólisis Instrumental Miofascial (Ganchos)

La fibrólisis instrumental miofascial es un método de tratamiento de las algias mecánicas del aparato locomotor por la destrucción de adherencias y corpúsculos irritativos inter-aponeuróticos o mio-aponeuróticos mediante unos “ganchos” aplicados sobre la piel.

La aponeurosis es un tejido similar al tendón pero con forma plana que sirve para unir las diferentes estructuras del cuerpo. Es el tejido que nos da estabilidad y forma a nuestro cuerpo. Por tanto, esas adherencias las encontramos en este tejido o en la unión de éste con los diferentes planos musculares.

Esta técnica de realiza mediante una serie de ganchos de diferentes tamaños para adaptarnos a la estructura sobre la que se quiera incidir. A pesar del aspecto agresivo de los ganchos son totalmente soportables.

Entre los diferentes efectos de la técnica destacamos:

Acción mecánica: eliminación de esas adherencias producidas por depósitos úricos o cálcicos localizados preferentemente allí donde existen estancamientos venosos o alrededor de las articulaciones. Así permitimos aumentar el movimiento de los diferentes planos musculares y normalizar el movimiento.

Efecto circulatorio: aumenta la circulación local como linfática, ayudando a la eliminación de toxinas y sustancias de desecho (por ejemplo tras un hematoma por un esguince).

Podemos utilizarla en cualquier problema mecánico en el que no haya un buen deslizamiento entre los distintos planos musculares (tendinitis, túnel carpiano, esguinces, periostitis, pubalgias, contracturas…), a nivel vascular (problemas de retorno venoso de miembros inferiores, síndrome compartimental…) y problemas neurológicos consecutivos a una irritación mecánica del nervio (atrapamientos nerviosos).